Banderita tu eres negra 
Oigo que IU va a pedir que ondeen las banderas de la República, la feminista y la de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales por aquello de que «ahondan en la pluralidad» de la ciudad y no en la «crispación» de los donostiarras. Si hay noticias que se creen a pies juntillas son todas aquellas relacionadas con IU que lleva tiempo en el agujero mediático del “frikismo”. Y es que lo que pasa con IU en general y su corolario de EB en particular no es que sean abyectos, es que “su inteligencia no es igual que la de los blancos como cualquiera que tenga contacto con ellos puede comprobar”; que son lerdos quiero decir, no vaya a ser que luego en la prensa me tilden de racista por meterme con los caucásicos.

Propuesta de bandera para el ayuntamiento de San Sebastián que ahonda en su histórica tradición liberal vertida al mar.


todos callan
Los del "gremio" en CATania 
Lo que más me gusta es una frase hacia el final cuando explica la fina operación mercantil de solicitar una pequeña colaboración que cada vez se renueva. Epílogo perfercto a esa otra: "una oferta que no podrán rechazar" inmortalizada en el cine y que el tal Matías, o como se diga en catalán, suelta con la candidez y la cara de bueno que sólo los "profesionales" especializados en la extorsión son capaces de poner.


Yo por si acaso, ya he vetado el dominio "cat" en mi servidor de correo no vaya a ser que me pidan algo que no entienda y me tengan que asesorar esos otros del gremio. Los de CATania, en Sicilia.

todos callan
Entrar en razón 
Parece que algunos empiezan a "entrar en razón".

todos callan
Comentarios 
Aquí y allí, un par de interesantes comentarios de Sergio Parra, en respuesta a lo comentado.


Cortesías por correspondencia.

todos callan
Por educación. 
En un artículo descaradamente falaz y tras demostrar su extenso conocimiento de los tópicos en cuanto a tocados se refiere, Joan Barril califica de “multicolor y alegre” al “hiyab” con el que la niña Shaima se obstina en acudir al colegio comparándolo con el pañuelo que lucían las chicas sobre las vespas en los setenta. Una ingenua osadía que soslaya algún detalle como que el “alegre pañuelo multicolor” de Shaima, es estrictamente monocolor, en concreto blanco, negro o gris y aunque tal vez sea alegre, según gustos, lo de “pañuelo” también es discutible ya que hasta la metáfora del mundo recibe dicho tratamiento. Aún así, la diferencia entre unas braguitas y una túnica azafrán [por poner ejemplos alegres] es tan evidente en forma, símbolo y función como la distancia de un pañuelo “vespasiano” [de vespa] a un caperuzo cuya forma cumple la función específica y unívoca de cubrir la cabeza, nuca y escote de una niña de 8 años de manera material y simbólica según el cánon de una ortodoxía más social que religiosa. El artículo rezuma ese aroma indolente del “¡qué mas da! Total, por un pañuelo” tan conveniente para denostar actitudes incívicas en los anuncios institucionales como para todo lo contrario como se destila en el texto. Hay interesante relatos sobre las trifulcas generadas por tocados y “pañuelos” a lo largo de la historia. Obviando a Esquilache recordaré los famosos sombreros de los mal llamados “cuáqueros” que ellos mismos se encargaron de suprimir porque como gente civilizada que son, se dieron cuenta de la falta de respeto al prójimo que suponía. Reivindicar la voluntad de sólo descubrirse ante Dios para tocarle las narices a algún rey inglés resultaba, como símbolo, más cristiano que dejarse partir la cara cada vez que entraban en un local mundano, especialmente si había damas presentes. A los Sij, cuatro de sus cinco reglas de la “K” se les disolvieron en la moda juvenil pero en el multicolor Canadá está por ver si los padres permiten que otros niños puedan acudir armados con puñal al colegio público ¡Qué más da, si son complementos! parece haber dicho el tribunal supremo en Montreal. No sé si es de agradecer que los judíos más radicales lleven a sus niños a sus propias escuelas aunque sí que los que optan por la integración social no se dediquen a pavonear sus creencias, dejando la kippa o el sombrero para ceremonias religiosas. Tampoco veo a ningún radical cristiano-católico por la labor de llevar a sus niños con sayo de penitente y cruz de calatrava exterior al pecho ni aún en las escuelas concertadas. A lo sumo un pequeño crucifijo o medalla bajo la ropa. Hasta los mormones, tan limpios y aseados se quitan la camiseta interior en verano. Lo que sí veo es a muchos dispuestos a defender que los niños vayan al colegio vestidos como les venga en gana soliviantando hasta la más mínima y cortés convención social. ¡Ah, las convenciones! Que el niño quiere ir al cole con babuchas, puño americano ritual y tocado de plumas ¡que vaya! Que la niña quiere ir en picardías transparente, y tanga de látex y aros en los pezones ¡faltaría más! El piercing ¡coño el piercing¡ para algo se habrá hecho el niño el “principe alberto” digo yo, pues eso ¡Que le saque brillo para lucirlo ante sus compañeros! Pero ante todo, que prime la “educación”. Soy de los que piensan que en asuntos de religión y de faldas hay una regla infalible: la discrección. Por eso no me fío de los que alardean, anque sean niñas con caperuzo y lleven pantalones. Dime de qué presumes y te diré lo que no eres. Y es que los símbolos también se intregran. Muchas musulmanas practicantes llevan redecilla a modo de pasamoños como símbolo voluntario y cultural de lo que sea, o medallitas como los judios y cristianos, que también las hay en versión Corán. Son personas educadas, conscientes de que no es precisamente su religión la que les obliga a llevar capuchas o sábanas para lucirse ante el infiel. No son vistosos “pañuelos multicolor” que sirvan a otros para reivindicar una pueril quiebra de las convenciónes sin pensar en las ventajas que acarrean. En sus “Notas de cocina” Leonardo Da Vinci recomienda entre otras lindezas más abruptas propias de su época, no poner la pierna o vomitar encima de la mesa ni soltar serpientes o escarabajos en ella por ser “conductas indecorosas”. ¡Qué más da si todo es alegre comida multicolor! Y es que todavía sigo esperando ver a la gente pasear en pelota por las calles de Barcelona ahora que hace tiempo que allí “oficialmente” ni es ilegal ni pecado. Si lo viera, aunque no soy cuáquero, cantaría su canción:
“We are a gentle angry people,
and we are singing, singing for our lives
We are a justice seeking people,
and we are singing, singing for our lives
We are young and old together,
and we are singing, singing for our lives
We are a land of many colors,
and we are singing, singing for our lives
We are gay and straight together
And we are singing, singing for our lives
We are a gentle, loving people
And we are singing, singing for our lives.”

... y después me quitaría el sombrero; por educación.

todos callan
Gotas GPL 
He actualizado la sección de programas con un CAD, un par de paquetes para "modelado y render" y un editor capaz de vérselas con imágenes HDR. Muchos los llaman gratuitos, yo prefiero decir utópicos.

todos callan
Recitando 


· · ·
"Un ser humano debería ser capaz de cambiar un pañal, planear una invasión, despiezar un cerdo, ensamblar una barca, diseñar un edificio, escribir un soneto, hacer un balance, levantar una pared, expresarse en otro idioma, remendar un hueso roto, confortar a un moribundo, obedecer órdenes, dar órdenes, cooperar, actuar en solitario, resolver ecuaciones, analizar un nuevo problema, esparcir estiercol, manejar un ordenador, cocinar una comida sabrosa, sufrir con entereza
y luchar eficientemente.
La especialización es para los insectos."

Robert A. Heinlein. "Tiempo para Amar", 1973


todos callan
Socorro 


todos callan
"Menudas" estrellas 

El video del niño predicador se explica por si mismo. Como toda parodia incluye la autocrítica pues las predicas del niño son por concepto lógico la mímesis de las de un adulto. No entiendo entonces las descarnadas “sátiras ad hominem” que sus detractores cuelgan en youtube ya que no pueden ser “ad hominem” también por lógica conceptual y me fuerzan a pensar sobre quién es el parodiado; si la prédica o la caterva de desocupados cuyo sentido del humor no da para distinguir si se rien de la parodia original, de su vocación de matones frustrados o de su propia zafiedad.

todos callan
Sincronicidad 
Me piden amablemente que colabore en un experimento científico sobre sincronicidad. No tengo el más mínimo inconveniente. Hace un par de días se ha celebrado la entrega de los IG Nobel así que no pueden pedírmelo en mejor fecha. No quiero sugerir nada, ni ironizar, simplemente creo que por donde menos se piensa salta la liebre y que el empedrado de la ciencia es como el del infierno, si no de buenas intenciones, sí de experimentos ... curiosos. Para los interesados aquí está el vínculo:

http://www.rogebcn.es/


todos callan
Terciado 
Nada como un domingo para comprobar que este blog está terciado: un tercio de maldad frente a dos de bondad.

This site is certified 36% EVIL by the Gematriculator This site is certified 64% GOOD by the Gematriculator

He probado con otros sitios pero creo que es mejor si lo hacen ustedes mismos ensimismadamente.

todos callan
Salir del foso 
Decíamos ayer ... o de cómo los lagartos pueden ser "apolíticos y democráticos" a la vez y por el mismo precio.

2 comentarios
El calor del foso 
Los jovenzuelos del PSOE les citan en los medios y los del PP entran al trapo. De manual taurino oigan. Lo que me resulta incomprensible es que mientras ZP reacciona ante la utilización de su imagen para fines comerciales una marca comercial se deje vilipendiar con fines políticos. ¿Qué pasa con Lacoste? Deja que una campaña institucional sugiera claramente que sus productos son utilizados mayoritariamente por idiotas. No, no parecen comer ajos y eso que la marca es de origen francés. Como depredadores fluviales que son los lagartos compartirán con el ZPresidente la idea de que “a río revuelto ganancia de pescadores”. En España, donde la propiedad intelectual pertenece a los que se la cogen con papel de fumar, “ande yo caliente y ríase la gente”. No estoy seguro de que la efectividad de la parodia funcione en el sentido que algunos esperan. En un país donde Torrente es casi un icono nacional el personaje interpretado por el chaval puede levantar más simpatías que la mariliendre resabida. Aquí y en Filadelfia ser pijo es un oscuro objeto de deseo; pregunten a políticos de toda catadura a qué colegios llevan a sus niños y que cosas les dan en cuanto pueden. Y a la gente normal también. Les enseñarán su bocas llenas de dientes con las que se ríen bien calentitos en el foso de los cocodrilos.


todos callan
Bioagnósticos 
Un interesante artículo de Tom Bethell sobre el integrismo darvinista. Cita como ejemplo éste párrafo de un texto didáctico de biología donde se ve que los asuntos de ciencia son también cuestión de fe.
«Un animal no se clasifica como arácnido porque tenga cuatro o cinco pares de patas en vez de tres. Se le clasifica en la familia de los Arachnida porque tiene los mismos antepasados que otros arácnidos y un antepasado diferente de los insectos durante algunos cientos de millones de años, como lo atestiguan todas las características variantes de los dos grupos y el gran número de fósiles representativos de ambos».

... igualito que el cuarto mandamiento.

todos callan
Expaña patria querida 
La idea de buscar letra para el himno nacional no es nueva aunque su deriva va de mal en peor. Frente a los estrepitosos fracasos de Marquina, Pemán y otros surge la gloriosa idea, ahora precisamente, de meter por medio a esa institución tan querida, casi amada por el pueblo español: La SGAE [silencio sepulcral] Ni el más retorcido de los independentistas secesionistas en cualquier contubernio del mundo hubiera sido capaz de una idea tan prodigiosa. ¿Quién ha sido el Genio [con mayúsculas] capaz de tanta industria? Obra digna del diablo por viejo, abortar en el momento de la concepción una idea que ya de por sí nacería tarada en los tiempos que corren. Tal portento me dejará en ascuas ¿Deberíamos pagar cada vez que se cantara o mejor, aunque no se cantara, tan sólo por el hecho de poder hacerlo? Son preguntas menores. Nada como la SGAE para unir el fervor patrio alrededor de una canción. Yo por si acaso y frente a la necesidad me quedaré con mi Asturias patria querida y cuando esté sereno cambiaré Asturias por lo de España o Expaña ya que ese himno oficial pertenece también al acervo común de todos los que disfrutamos con el vino. Y puesto que la bandera oficial ya fue usurpada a la marina catalana sin que se enterase, pues qué mejor que hacer lo mismo con la única región de España donde no se hace vino. ¡Vaya! olvidé el mejor argumento, ese que dice que el Principado es España y el resto tierra reconquistada. Vivir para beber.

España, Patria querida,
España de mis amores;
¡quién estuviera en España
en todas las ocasiones!

Tengo que subir al árbol,
tengo que coger la flor,
y dársela a mi morena
que la ponga en el balcón,

Que la ponga en el balcón,
que la deje de poner,
tengo que subir al árbol
y la flor he de coger.



todos callan
Ron Mueck 


todos callan   |  enlace relacionado
Riesgo emergente 
Oculto tras la cabeza de un alfiler resplandece un párrafo arriesgado; muy arriesgado:
“La línea en la que debemos considerar moral o inmoral practicar un aborto o una privación de vida potencial debe trazarse en otro punto, seguramente igual de arbitrario que el actual, pero también más acorde con los parámetros que la ciencia ofrece sobre qué produce dolor, qué significa estar vivo, cuándo somos conscientes de nosotros mismos y demás.”

Recuerdo un relato de anticipación perdido en mi biblioteca que plantea el mismo argumento:

En una sociedad superpoblada nadie obtiene la categoría de persona sin antes demostrar que es capaz de realizar una operación aritmética estipulada por ley que demuestra su plena consciencia. Los niños realizan esa prueba alrededor de los siete años y hasta que no la superan no obtienen el derecho a no ser “abortados”. Esto da un margen “razonable” a los padres [y al estado] acorde con los parámetros que la ciencia ofrece en ese momento para decidir si se quiere continuar con la “gestación exógena” del “niño no persona”, y proporciona una solución tipo “tanteo-retracto” sobre la conveniencia de continuar con un desarrollo problemático o no tan deseado como se pensaba sin olvidar los beneficios sanitarios que proporciona en campos como la investigación o el transplante de órganos.

Este aterrador planteamiento, exagerado aunque coherente, en el que la delgada linea roja se traza con un grosor de años pone en evidencia la ineficacia de las posiciones reduccionistas a la hora de afrontar el conocimiento de la realidad.
Dejando a un lado la componente místico-laica en la que derivan Dawkins y otros, los intentos de explicar mediante un "constructo reduccionista" propiedades emergentes de la materia son tan discutibles que ni los más fervientes neodarvinistas son capaces de defender sin recurrir a teorías "cooperativistas" paradójicamente cercanas al "diseño inteligente", de sus oponentes más encarnizados.
No nos engañemos; el reduccionismo es una herencia del mecanicismo científico muy útil desde el punto de vista tecnológico. De hecho gran parte de la ciencia hasta ahora no ha sido más que una extensión, una coartada intelectual para la tecnología y gracias a esta última, la capacidad de cómputo "humana" [llámese logos, conciencia, o ciber-neuro-lo-que-sea] comienza a poder afrontar la realidad de los llamados "procesos emergentes", esos por los que los mismos átomos [o lo que sea] pueden acabar siendo un huevo, una tortilla o un pollo y el agua algo muy distinto de los diferentes tipos de hielo. Entre los extremos de la dualidad potencia – acto existe un universo escondido que encarar, un mundo de niveles emergentes que no dependen sólo de la suma, cooperación u organización de las partes o trozos que “construimos” para dividirlos e intentar explicarlos sino de un entrelazado en el que hay algo más, y en el que ineludiblemente entra la lógica que nos permite comprenderlos y no entenderlos a la vez y donde la delgada linea roja no se traza por consenso sino por el equilibrio de la lucha entre actitudes tal vez arbitrarias pero irreductibles que emergen con el ser.

4 comentarios
"Tontos del culo" 
Un artículo de Enrique Dans hablando sobre los tontos que vienen del siglo pasado. Me viene a la cabeza la expresión "tontos del culo" por aquello del entorno, pero creo que se trata de algo mucho peor.

todos callan
Push-pull 
Era inevitable y en cierta manera lógico, aunque presenta una peculiaridad: frente al tradicional emisor-receptor hablamos del "pull" [tirar] donde el receptor debería ser en última instancia el responsable de meterse en las zonas legalmente pantanosas sin las botas apropiadas. Aunque claro, siempre cabe el argumento de que le han dado un "empujón" [push].

todos callan
Anorexia 
Oliviero Toscani vuelve a escandalizar a los políticamente correctos. No es que vuelva a las andadas, siempre ha seguido ahí, lo que ocurre es que vuelve a tener mecenas. Nada mejor que tener un mecenas para que el personal tenga la excusa perfecta para un subidón de bilirrubina. Si el mecenas fuera una “ong”, o un organismo oficial como el “gobierno de españa” dependiente del Gobierno de España las críticas tacharían la campaña de desacertada pero no lo acusarían de tratar de vender. Ya lo dije una vez; el arte por el arte es la calidad a la que se ven abocados los que no tienen mecenas y los que lo tienen siempre son sospechosos de un servilismo con más cara que espalda. Doña Concha Piquer lo dijo una vez muy claro: “Tengo vocación y vivo para mi arte pero si no cobro, no me divierto”. A mí me gusta Toscani, tiene vocación y talento para no dejar a nadie indiferente pero al igual que Doña Concha, se divierte con lo que hace, y eso siempre levanta recelos.

todos callan   |  enlace relacionado
El blog de Regina Otaola 
Se puede decir más zafio pero no más claro. En esa sociedad en que como en algunas otras se venera a la madre [siempre que se quede donde corresponde] y hasta hace muy poco se despreciaba a la mujer, los huevos los llevan ellas y la barriga ellos. Las pruebas son muchas y desgraciadamente una más no va a desbordar el vaso, pero ayuda.

todos callan
La noche SIMO 
El sábado por la noche, en un atasco monumental contemplaba estupefacto desde el interior de la aséptica burbuja de mi vehículo las manadas de homínidos que deambulaban bajo una insidiosa lluvia fina y hacían cola en lugares hostiles. Intentaba recordar los días de la movida pero no era lo mismo, era muchísimo peor.
Aquello era un caos anunciado, dirigido y premeditado. Yo volvía del extrarradio ignorante de que esa noche tocaba desconcierto general financiado por nuestros bolsillos. Pude huir y conseguí que luego me lo contaran. Las trifulcas de Gran Vía y Luchana son lo de menos, ocurren en cualquier concentración callejera. Lo asombroso era ver cómo la gente hacía dos horas de cola para contemplar durante dos minutos un ejemplar antiguo del Mio Cid, o se hacinaban como en el metro japonés en las salas del matadero para sudar, sufrir y no ver ni enterarse de nada [tuvieron que cerrar con la ayuda de los antidisturbios]. Me dicen que en el Conde Duque hubo hasta amenazas de ántrax [los vecinos debían de estar hasta los mísmísimos para hacer algo así] Aunque no se de que me asombro, se daba lo que se prometía, una noche en blanco y mortificación de propina. Estaba la ilusión de que todo era gratis, menos las copas claro. No sé para que gastarse tanta pasta, yo me habría limitado a repartir gorras, bolsas y llaveritos. Habría llamado el evento “la noche SIMO” o similar y el efecto habría sido el mismo, aglomeraciones, colas y algún tumulto. Lo que a la gente le gusta pero más barato; diversión en estado puro.

todos callan

<<Primero <Volver | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | Siguiente> Último>>