Enlazando a la legalidad 
Extraido de la página de David Bravo Espacio Filmica.
Auto de la Audiencia Provincial de Madrid en el que confirma el sobreseimiento libre en el caso Sharemula que realizó en septiembre de 2007 el Juzgado de Instrucción nº 4 de Madrid.

El auto de la Audiencia es firme, esto es, ya no cabe recurso contra el mismo.

En el auto, la Audiencia confirma las tesis de la defensa señalando que enlazar a las redes de pares no constituye una actividad criminal, a pesar de que ésta sea la tesis mantenida por las acusaciones particulares. Nuestra postura jurídica consistía en que en sharemula.com sólo se incluyen enlaces, es indiferente que se tenga o no ánimo de lucro puesto que si no hay comunicación pública ya no hay delito, la actividad de enlazar tiene su regulación en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio, que enlazar no es punible y que se habían llevado ya a cabo todas las diligencias de investigación, por lo que procedía sin más el archivo.
La postura del Ministerio Fiscal también fue la de solicitar el sobreseimiento libre de las actuaciones. La función del Ministerio Fiscal es la de salvaguardar la legalidad vigente.

En el auto, de 24 folios, se van rechazando una por una todas las alegaciones hechas por la industria, sin eludir el análisis de ninguna de ellas y sigue la línea de la defensa de sharemula.com. De su contenido entendemos importante resaltar lo siguiente:

- La actividad de una página web cuyo contenido son enlaces debe estudiarse conforme la regulación de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio, de 11 de julio de 2002, ya que la web es un prestador de servicios puesto que su actividad se centra en facilitar «“enlaces”, ni aloja archivos, ni realiza directamente la descarga, limitándose a facilitar una dirección donde se puede descargar la obra, esto es, su actividad se centra en “enlazar”». Un prestador de servicios sólo sería responsable del contenido creado por él mismo o por su encargo o en el caso de que exista una resolución declarando ilegal el contenido enlazado, resolución comunicada fehacientemente al prestador, cosa que no es el caso.

- Un enlace simple no supone vulneración de los derechos de propiedad intelectual. Señala la Audiencia que «este tipo de links constituye únicamente una forma de facilitar al usuario de Internet el acceso a otra página web, ya que no reproducen la página enlazada, ni dan lugar a un almacenamiento de la misma en la propia página web de la remitente. Simplemente, como hemos dicho, “ahorra” el trabajo de teclear el nombre de la página en el buscador. ¿Acaso el internauta que teclea el nombre de la página en el buscador está reproduciendo o distribuyendo el contenido de la página y está infringiendo la propiedad intelectual de la misma? Es evidente que no. El enlace simple cumple esa misma función, y por eso no supone infracción de dicho derecho.

- Un enlace simple no supone una comunicación pública de una obra, sino una indicación de dónde se hace dicha comunicación. En conclusión, no concurren los requisitos objetivos del artículo 270.1 del Código penal, por lo que no hace falta analizar el ánimo de lucro.

- Debe recordarse el principio de intervención mínima del Derecho penal conforme al cual sólo debe recurrirse a éste ámbito cuando sus cauces sean absolutamente necesarios para la protección de los bienes jurídicos frente a los ataques más intensos.

Pueden acceder al auto en el siguiente enlace de los procedimientos libres.
David Bravo a las 03:19 PM | Referencias 0


1 comentario
Pablo Hombrenuevo 


todos callan
Susurros del tío Thom 
En el blog Heterodoxias.net hay susurros que me llaman la atención.

1 comentario
Traducido al Castellano II 
... Y aquí la segunda.
MI PROPIO MANIFIESTO (Y II)
Por Arturo Pérez-Reverte

La semana pasada se acabó la página cuando les comentaba cómo ni el Gobierno central ni algunos gobiernos autonómicos garantizan el libre uso del castellano, o español, en la Administración, Sanidad o Educación de toda España. Franquismo al revés: antes era el español forzoso para todo, y ahora es la lengua local la obligatoria. Cuando los nacionalistas buscaban parcelita, la palabra bilingüismo era mágica: daban el alma por rotular también en catalán, gallego o vascuence. Ahora proclaman sin disimulo el ideal de una nación monolingüe, aunque no encaje en la realidad de la calle. Pese a que su mala fe es evidente, aún hay palmeros y cómplices afirmando que eso es progresista; y denunciarlo, resabio imperial. Y mientras tanto imbécil –en el más honrado de los casos– mira al tendido o lleva el botijo, cuatro golfos oportunistas han convertido las respectivas lenguas, valiosas herramientas culturales y de comunicación, en filtro sectario para excluir a los no afines y promocionar en el trabajo y la sociedad a su clientela exclusiva. Marginando la excelencia profesional a favor de la lingüística, como si contara más el idioma que la habilidad de quien opera con un bisturí. Tal es el sentido de la sobada cohesión social: hablar sólo una lengua propia como si la común, el español, no lo fuese. Empeño legítimo, por cierto, para un catalán, un vasco o un gallego nacionalistas; pero injusto para quien no lo es. En una España llena de naturales e inmigrantes que van de una autonomía a otra buscando trabajo, es un disparate negarles el único idioma que permite comunicarse en todo el territorio nacional –y también fuera de él– con soltura y libertad.

En esta canallada política nadie tiene la exclusiva. Los graves cantamañanas del Pepé, reunidos hace mes y pico en San Millán de la Cogolla para proclamar su apoyo a la lengua española, podían haberlo hecho con más eficacia y menos demagogia durante los ocho años que estuvieron en el poder. Entonces, la peña del amigo Ansar tragó de todo. Como tragará en el futuro, por mucho que ahora subscriba el manifiesto de la Lengua Común o el de la Lirio, la Lirio tiene, tiene una pena la Lirio. Así que, en mi opinión, Mariano Rajoy puede meterse la adhesión donde le quepa. Por culpa de tanto oportunista, al final siempre terminan vendiéndonos la lengua española como enfrentamiento entre derecha e izquierda; cuando, en realidad, los políticos de derechas tienen tanta desvergüenza como los de izquierdas. Es cosa del puerco y común oficio.

En cuanto a los que se llenan la boca de República o Guerra Civil, cuya realidad tanto manipulan, hay que recordarles que la mayor parte de quienes lucharon por esa República no lo hicieron para darles un cortijo con lengua propia a cuatro mangantes, sino para que una España de ciudadanos fuese más culta, libre y solidaria. Uno comprende que la derecha, con su desvergüenza innata, vaya y venga envuelta en toda clase de farfollas trompeteras. A fin de cuentas, su discurso es, a escala nacional, el que los nacionalistas mantienen a escala cutre. En cuanto a la izquierda, algunos llevamos treinta años preguntándonos qué pito toca en ese apoyo suicida al nacionalismo, que no fue de izquierdas nunca: situar ahí a Arzallus, Ibarretxe o Pujol es un desatino indecente. Como dijo Juan Marsé: «En la postguerra me putearon los padres y en la democracia sus hijos. Pero siempre me putearon los mismos».

Hay menos injusticia, afirmaba Montaigne, en que te roben en un bosque que en un lugar de asilo. Es más infame que te desvalijen quienes deben protegerte. Pensé en eso oyendo al presidente Zapatero referirse al Manifiesto de la Lengua Común, cuando expresó su esperanza de que la derecha «no se apropie del idioma español como hizo con la bandera». Todavía estoy dándole vueltas a si lo del presidente es candidez o cinismo. La derecha se apropió de la bandera española porque, desde la Transición, la izquierda se la regaló gratis, negándose a utilizarla hasta veintitantos años después: los mismos que ha tardado el Pesoe en pronunciar la palabra España. Y al final, entre unos y otros, han conseguido lo mismo que con la bandera. Lo que ya pasa en algunos colegios: que al niño que habla en español lo llamen facha.

Por eso me adherí al manifiesto. Confirma mi decisión el recular de los cobardes, el silencio de los corderos y el runrún de los tontos: los equidistantes que siempre acaban favoreciendo al verdugo. Me reafirma la furia de los caciques paletos y los escupitajos de mala fe de quienes tienen la osadía de llamar nostálgicos del franquismo, e incluso extrema derecha –lo han hecho consejerías de cultura autonómicas y miembros del Gobierno– a firmantes como Miguel Delibes, Carlos Castilla del Pino, José Manuel Sánchez Ron, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Margarita Salas, o yo mismo. Luego algunos se extrañan de que me cisque en su puta madre.


todos callan
Traducido al Castellano I 
No pienso ser menos borrego que las decenas de blogs que se han hecho eco del manifiesto personal en dos capítulos del académico mediante el uso del "copy-paste".
Soy vulgar y grix ¡faltaría mas! Aquí está la primera parte.
MI PROPIO MANIFIESTO (I)
por Arturo Pérez-Reverte

A ciertos amigos les ha extrañado que el arriba firmante, que presume de cazar solo, se adhiriese al Manifiesto de la Lengua Común. Y no me sorprende. Nunca antes firmé manifiesto alguno. Cuando leí éste por primera vez, ya publicado, ni siquiera me satisfizo cómo estaba escrito. Pero era el que había, y yo estaba de acuerdo en lo sustancial. Así que mandé mi firma. Otros lo hicieron, y ha sido instructivo comprobar cómo en la movida posterior algún ilustre se ha retractado de modo más bien rastrero. Ése no es mi caso: sostengo lo que firmé. No porque estime que el manifiesto consiga nada, claro. Lo hice porque lo creí mi obligación. Por fastidiar, más que nada. Y en eso sigo.

No es verdad que en España corra peligro la lengua castellana, conocida como español en todo el mundo. Al contrario. En el País Vasco, Galicia y Cataluña, la gente se relaciona con normalidad en dos idiomas. Basta con observar lo que los libreros de allí, nacionalistas o no, tienen en los escaparates. O viajar por los Estados Unidos con las orejas limpias. El español, lengua potente, se come el mundo sin pelar. Quien no lo domine, allá él. No sólo pierde una herramienta admirable, sino también cuanto ese idioma dejó en la memoria escrita de la Humanidad. Reducirlo todo a mero símbolo de imposición nacional sobre lenguas minoritarias es hacer excesivo honor al nacionalismo extremo español, tan analfabeto como el autonómico. Esta lengua es universal, enorme, generosa, compartida por razas diversas mucho más allá de las catetas reducciones chauvinistas.

La cuestión es otra. Firmé porque estoy harto de cagaditas de rata en el arroz. Detesto cualquier nacionalismo radical: lo mismo el de arriba España que el de viva mi pueblo y su patrona. Durante toda mi vida he viajado y leído libros. También vi llenarse muchas fosas comunes a causa del fanatismo, la incultura y la ruindad. En mis novelas históricas intento siempre, con humor o amargura, devolver las cosas a su sitio y centrarme donde debo: en el torpe, cruel y desconcertado ser humano. Pero hay un nacionalismo en el que milito sin complejos: el de la lengua que comparto, no sólo con los españoles, sino con 450 millones de personas capaces, si se lo proponen, de leer el Quijote en su escritura original. Amo esa lengua-nación con pasión extrema. Cuando me hicieron académico de la RAE acepté batirme por ella cuando fuera necesario. Y eso hago ahora. Que se mueran los feos.

Quien afirme que el bilingüismo es normal en las autonomías españolas con lengua propia, miente por la gola. La calle es bilingüe, por supuesto. Ahí no hay problemas de convivencia, porque la gente no es imbécil ni malvada, ni tiene la poca vergüenza de nuestra clase política. La Administración, la Sanidad, la Educación, son otra cosa. En algunos lugares no se puede escolarizar a los niños también en lengua española. Ojo. No digo escolarizar sólo en lengua española, sino en un sistema equilibrado. Bilingüe. Ocurre, además, que todo ciudadano español necesita allí el idioma local para ejercer ciertos derechos sin exponerse a una multa, una desatención o un insulto. Métanse en una página de Internet de la Generalidad sin saber catalán, por ejemplo. De cumplirse el propósito nacionalista, quien dentro de un par de generaciones pretenda moverse en instancias oficiales por todo el territorio español, deberá apañárselas en cuatro idiomas como mínimo. Eso es un disparate. Según la Constitución, que está por encima de estatutos y de pasteleos, cualquier español tiene derecho a usar la lengua que desee, pero sólo está obligado a conocer una: el castellano. Lengua común por una razón práctica: en España la hablamos todos. Las otras, no. Son respetabilísimas, pero no comunes. Serán sólo locales, autonómicas o como queramos llamarlas, mientras los países o naciones que las hablan no consigan su independencia. Cuando eso ocurra, cualquier español tendrá la obligación, la necesidad y el gusto, supongo, de conocerlas si viaja o se instala allí. En el extranjero. Pero todavía no es el caso.

Y aquí me tienen. Desestabilizando la cohesión social. Fanático de la lengua del Imperio, ya saben. Tufillo franquista: esa palabra clave, vademécum de los golfos y los imbéciles. La puta España del amigo Rubianes. Etcétera. Así que hoy, con su permiso, yo también me cisco en las patrias grandes y en las chicas, en las lenguas –incluida la mía– y en las banderas, sean las que sean, cuando se usan como camuflaje de la poca vergüenza. Porque no es la lengua, naturalmente. Ése es el pretexto. De lo que se trata es de adoctrinar a las nuevas generaciones en la mezquindad de la parcelita. Léanse los libros de texto, maldita sea. Algunos incluso están en español. Lo que más revienta son dos cosas: que nos tomen por tontos, y la peña de golfos que, por simple toma y daca, les sigue la corriente. Pero de ellos hablaremos la semana que viene.


todos callan
Los términos precisos 
Una vez entregados el glorioso oro, la mediocre plata, y el vergonzoso bronce de los "Juegos de la vigesimonovena Olimpiada", volvemos a la rutina iniciando la trigésima Olimpiada, de la era moderna claro. Los Simpson lo llaman temporada.

todos callan
Accidente 


todos callan
Pan y circo 
Tiempos modernos:
Se acaba la Olimpiada y comienza el circo. Mi "bocata" lo pongo yo.

todos callan
Universito 


todos callan
En obras 


Lamento las molestias pero estoy de reformas en mi palacete. Espero no tardar demasiado.
Saludos.

todos callan
Dos amigos 


todos callan
Panfleto antipedagógico 
Enredado en problemas metafísicos del tipo: cómo ordenar una habitación vacía, descubro que el texto de autoayuda que andaba buscando por las librerías tiene una versión de aquellas que las gentes llaman impropiamente "descargables" por el sólo hecho de que su autor, Ricardo Moreno Castillo, otorga el permiso y brinda su agradecimiento a todo aquel que quiera reproducir o difundir su "Panfleto antipedagógico".

todos callan
Sobre el culo, las témporas y el principio antrópico 
El siempre sorprendente Vicente Carbona habla en su blog sobre el principio antrópico y me desconcierta totalmente.
El planteamiento de partida es enunciarlo de manera simple e interesada:
“El mundo es necesariamente como es porque hay seres humanos que se preguntan por qué es así. Muy católico”.

Dejando a un lado que la frase inicial casaría más con el Budismo Zen, el epíteto final es una operación literaria prejuiciosa, una condición inicial que deja al descubierto que no es más que una excusa para una argumentación que comienza en la dirección de decir “no somos nada” continúa con un “somos una panda de egocéntricos” y acaba con un “venga chicos, no seamos tan catetos, que como especie lo podemos hacer mejor”.
Ciertamente el enunciado antrópico es simplista pero no el fondo del planteamiento. El principio antrópico ya sea fuerte, débil, o con nata y cabello de ángel viene a destacar un aspecto del universo fundamental y al que es difícil hincarle el diente pues atañe a su misma esencia: lo que podríamos llamar su “computabilidad”. La infinita maraña de operaciones de transformación que constituyen todo lo conocido implican de algún modo transmisión de información ya sea aleatoria o siga algún tipo de patrón determinado. El azar y/o la necesidad; Esto es a lo que se reduce la investigación científica pura bien sea a través de la física, la química, la biología, entre otras disciplinas en las que la matemática destaca, o la tan cacareada memética, (término “new age” para referirse la informática pura que es la ciencia que estudia los mecanismos de transmisión de la información en cualquiera de sus formas; en abstracto).
El principio antrópico no requiere estrictamente de “vida” entendida a la manera de la biología sino de “consciencia” entendiendo como tal la existencia de un núcleo coherente que procese información en definitiva un algoritmo que bien podría ser un cristal en proceso de formación (también es un replicante de primer nivel) pero claro en ese caso sería más absurdo denominarlo antrópico que teorizar sobre el nivel de consciencia de una macla dodecaédrica de pirita en formación. Preguntas del tipo ¿es computable el universo? ¿cuál es la diferencia entre sumar uno más uno e imitar que se suma uno más uno? Son pajas mentales que muestran los límites de la lógica a la que de momento podemos acceder y nos muestran a las clara cómo el “por qué” está de momento más allá de nuestro universo intelectual recordándonos que el problema lógico formal del solipsismo nunca fue resuelto sino sólo eludido. Pero sinceramente, no entiendo que tiene que ver todo esto con una visión resignada y pesimista del hombre y sus claroscuros como especie. Tampoco sé si lo que más nos importa es lo que más nos divide pero afirmar que el “todo es exactamente la suma y resta de sus partes” es una simplicidad helenística ante la que cualquier científico metido en faena de “procesos emergentes” estaría dispuesto a partirse la cara, el culo (con perdón) e incluso alguno, ... las témporas.


1 comentario
Palabros 
Interesante informe visual sobre el presente estado del blog gracias al wordle.


todos callan
El "dragón" 


todos callan
“El matemático enamorado”  
Hagamos que x signifique belleza e y buenos modales
Z, fortuna -esto es esencial-.
Dejemos L para el amor -dijo nuestro filósofo-.
Entonces L es una función de x, y, z.
Del tipo conocido como potencial.
Ahora integremos L respecto de dt
(donde t significa tiempo y persuasión)
Entonces dentro de los límites adecuados esto es fácil de ver
La integral definida Matrimonio debe ser:
(Una demostración muy precisa).
El dijo: “Si el asombroso curso de la luna
Puede ser predicho por el álgebra,
Los afectos femeninos pronto deben someterse a ella”
Pero la dama se fugó con un gallardo dragón,
Y lo dejó asombrado y afligido.
De “Songs an Fables”
William J. Macquorn Rankine (colega de Lord Kelvin)


todos callan
Genética memética X, S, V 
Algunos comportamientos son, además de preocupantes, verdaderamente sorprendentes. En estos casos no creo tanto en las justificaciones económicas como en las del comportamiento memético/mimético que se propaga como el fuego. Bonito caso de selección natural: idéntico fenotipo pero el gen es el que manda agazapado en el número de serie elevado a la categoría de cromosoma. No se corten y corran a inspeccionar sus "cuartos". Entretenido y científico. Seguro que a partir de ahora no pueden resistirse al bonito juego del genetista aficionado en cuanto vean un billete entre manos. Yo, por si acaso, ya me he calzado el monóculo y mis guantes de latex. Cosas de ser un millonario maníaco y compulsivo.

todos callan
Genealogías 
Apellidos: para ver y analizar. Curioso y perfectamente inútil la mayoría de las veces.

todos callan
Calamar Colosal 
Creía que me lo iba a perder, cosas del trabajo, pero caí en la cuenta de que hablamos de Nueva Zelanda, es decir las antípodas de donde me encuetro y además, en el hemisferio sur no es horario de verano, así que casi me pierdo la disección en directo de un calamar colosal en perfecto estado.
- Plano general aquí
- Rotación entre cuatro cámaras cada 30 segundos aquí
Para ir a la página principal pulsar en el "Enlace relacionado" de abajo.

todos callan   |  enlace relacionado
Crick, de Watson & CIA 


“Un hombre honesto tendría que aceptar que el origen de la vida se debe a un milagro.”
Francis Harry Compton Crick

1 comentario
Palíndromo 
Basta Ya dijo ya basta.



todos callan
Del año la estación florida 
Esto de utilizar la prensa para hacer prácticas de taller de literatura barroca me desconcierta un poco. Más que nada porque me sorprende que todo un director de informativos “poeto” en alma y “periodisto” en cuerpo dedicado a perder el tiempo en tales juegos florales no distinga entre Góngora y Quevedo. Que se empieza diciendo en plena del año estación florida que no has de callar por más que con el dedo, ya tocando la boca o ya la frente, silencio avises o amenaces miedo y se acaba con más collejas en las armas de la frente que un mentido robador de Europa náufrago y desdeñado, babeando metáforas engendradoras más de fierezas que de cortesías en campos de zafiro y sin entender nada de lo que se dice, como yo, que ya empiezo a sentirme tan agustito aquí, en el frenopático, leyendo los periódicos.

todos callan

<<Primero <Volver | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | Siguiente> Último>>